Segundo paso – Alimentos troceados: el inicio de las texturas

Cuando el bebé comience a comer cada vez más con cuchara, puede comenzar a introducir alimentos más sólidos en su dieta.

 

Cuando su bebé haya aprendido a tomar alimentos con textura suave con la cuchara, puede comenzar a introducir alimentos en pequeñas porciones o trocitos para ayudar al desarrollo de  la masticación del bebé.  A medida que el bebé crece, los alimentos pueden hacerse en puré, rallar o trocear. Es importante que siga dándole al bebé alimentos, sabores y texturas diferentes. Debido a que los niños alérgicos, a menudo, están limitados a una serie de alimentos sólidos, es importante que se asegure que cada día toma la cantidad de producto recomendado por su pediatra para garantizar un crecimiento adecuado.

Llevar una dieta restringida a menudo conlleva  una carencia de nutrientes esenciales. Su pediatra  establecerá la cantidad necesaria de la fórmula aconsejándole sobre el contenido de nutrientes adecuados para la dieta de su bebé y adaptando la cantidad de la fórmula según el caso.

Tercer paso – Alimentos para comer con las manos: alimentación adulta