Después del primer año de vida

A partir de los 12 meses, el niño se acerca cada vez más a las comidas familiares. Ofrézcale la mayor variedad posible de alimentos de adultos a medida que aumenten sus necesidades nutricionales.

 

Las comidas en familia fomentan los buenos hábitos del niño desde temprana edad.  Si el niño  se acostumbra a tomar una variedad de alimentos (sin lácteos) al igual que come el resto de la familia (aunque tenga que cortarlos en trocitos más pequeños) cuando crezca será más probable que tenga una dieta equilibrada y variada.

A continuación le ofrecemos algunos consejos útiles para disfrutar de agradables comidas en familia:

  • Siente al niño en una trona a la mesa, sonríale y háblele para que se sienta incluido.  
  • Dele la misma comida que al resto de la familia, pero recuerde no echar sal ni por supuesto alimentos que contengan leche de vaca.  
  • Anime al niño a que coma por sí mismo cogiendo los alimentos con las manos y que decida cuándo ha comido suficiente.  
  • Es normal que los niños quieran tocar o jugar con su comida cuando comienzan a comer por sí solos. Todo forma parte del aprendizaje.

En el mercado hay fórmulas elaboradas con aminoácidos que tienen una formulación específica para satisfacer las necesidades nutritivas de niños con alergias a proteínas alimentarias y están indicadas para niños a partir del primer año de vida. Consulte con su pediatra cual sería la mejor opción para su hijo a partir del año.

La alergia a la leche de vaca, así como otras alergias alimentarias, pueden llegar a desaparecer, sin embargo, pasarán años antes de que pueda volver a introducir de manera segura un alimento que le causaba reacción alérgica. Consulte a su pediatra cuándo será seguro volver a introducir leche de vaca en la dieta del niño.


Consejos para introducir con éxito nuevos alimentos