¿Qué ocurre cuando mi bebé empieza a comer sólidos?

La APLV no debería ser la razón por la que usted y su bebé dejen de divertirse juntos probando nuevos alimentos y sabores.

 

Por lo general, los bebés empiezan a comer alimentos sólidos alrededor de los 4-6 meses. Los bebés alérgicos a la leche de vaca deben esperar hasta los seis meses de edad antes de probar alimentos sólidos e incluso entonces deben introducirse poco a poco. Esta cautela se utiliza para ayudar a detectar cualquier nueva alergia alimentaria que pueda surgir. Por esta razón, la leche materna o las fórmulas sustitutivas siguen siendo una fuente muy importante de nutrición en esta etapa, aunque ahora pueda tratar de darle purés y alimentos semisólidos. A los ocho meses, la mayoría de los bebés también pueden comer alimentos que no requieran cubiertos. Sólo asegúrese de evitar los alimentos que puedan hacer que el niño se atragante debido a su forma y tamaño (como frutos secos enteros, uvas enteras o zanahorias crudas, enteras o a trozos).

 

Cuantos más alimentos sólidos se introduzcan, menos dependerá su bebé de la leche materna o la leche artificial. Sin embargo, esto debe ser un proceso gradual y la cantidad consumida no debe disminuirse de forma repentina. Consulte con su pediatra cuál es la cantidad correcta que su bebé debe tomar, aunque lo ideal es que tome unos 500ml diarios de leche al día, bien en vaso o en biberón o complementando algunos alimentos semisólidos como purés.

 

Hacia los 12 meses, la mayoría de los niños pueden comer casi todo tipo de alimentos sólidos. Su alimentación se parecerá cada vez más a la del resto de su familia; aunque, sin leche ni productos lácteos de origen vacuno. Por tanto, la fórmula hipoalergénica puede desempeñar todavía un papel importante en la nutrición del niño, ya que proporcionará los nutrientes esenciales que faltan en su alimentación.

 

Cuando prepare los sólidos para el bebé, trate de hacerlo de la forma más higiénica posible para evitar una contaminación cruzadacon alimentos que pueden contener proteínas de leche de vaca y resultar perjudiciales para su hijo. Lave siempre los utensilios de cocina como cuchillos, tablas de cortar o máquinas de cortar después de utilizarlos. También debe lavarse las manos después de manipular los productos que contienen leche de vaca antes de tocar a su hijo.

¿Cuál es la mejor forma de introducir nuevos alimentos en la dieta?