¿Cuál es la mejor forma de introducir nuevos alimentos en la dieta?

Siempre que no contenga leche de vaca, podrá elegir entre una gran variedad de «primeros alimentos» para ofrecerle a su bebé, teniendo en cuenta sus gustos.

 

He aquí algunos primeros alimentos que puede que quiera probar:

  • Puré de verduras cocidas, como puré de patatas, mezcladas con zanahoria, brócoli o coliflor.
  • Papilla de frutas maduras como manzana cocida o pera.
  • Papilla de arroz o arroz bien cocido y puré de arroz blanco, avena u otros alimentos almidonados como el maíz, la harina de maíz o los fideos.
  • Puré de carne, pescado o pollo bien cocinado y sin sal. Recuerde que debe asegurarse de quitar todos los huesos.
  • Lentejas, guisantes, garbanzos y otras legumbres bien trituradas, en puré o bien cocidas.

¡Aumente de forma gradual la consistencia y variedad de los alimentos! Una vez que su bebé haya aprendido a tomar alimentos blandos con una cuchara, puede comenzar a introducir alimentos en puré con pequeños trozos. Será capaz de utilizar una gran variedad de los alimentos que cocina para el resto de la familia. Sólo tritúrelos o trocéelos en porcionesque el bebé pueda coger. ¡Y recuerde siempre que no debe utilizar leche de vaca ni productos lácteos!

Introduzca sólo un alimento nuevo a la vez; por ejemplo: las patatas una semana, los plátanos a la semana siguiente, las zanahorias a la otra semana, etc. Si el niño reacciona, será más fácil para usted identificar el alimento causante.

Una buena higiene de los alimentos es esencial para los niños, así que asegúrese de manipular los alimentos de forma segura. Caliente la comida preparada, déjela enfriar, luego mézclela bien y pruébela antes de dársela al bebé. Es mejor poner sólo lo que piensa que su bebé va a comer, ya que deberá desechar cualquier resto de comida. No recaliente los alimentos cocinados más de una vez y no vuelva a congelar un alimento que no se haya utilizado. Y recuerde, todos los utensilios de cocina que utilice para dar de comer a su bebé deben estar limpios para evitar contaminación cruzada.

Lea las etiquetas de los alimentos. Recuerde que debe leer con detenimiento las etiquetas de los alimentos que desee darle a su bebé o que vaya a utilizar como ingredientes en las comidas que le va a preparar. El médico o nutricionista puede ayudarle. Utilice comidas preparadas en casa siempre que sea posible. 

Una dieta equilibrada que consista en alimentos sólidos seguros y una fórmula específica adaptada  le ayudará a su hijo a crecer y desarrollarse.