¿Cómo lo sabrá el médico?

El diagnóstico de la APLV constará de más de un paso. Desafortunadamente, no existe un único síntoma o recuento sanguíneo que demuestre que su hijo padece APLV.

 

El médico será capaz de guiarle a través de los pasos para llegar a un diagnóstico. Para ello utilizará la información acerca de los síntomas y el historial médico de su hijo para decidir si se tiene que hacer pruebas de alergia y, de ser así, qué tipo de prueba sería la adecuada. Esto depende en parte del tipo de alergia que se sospecha. El primer paso sería eliminar el alimento que parece provocar la alergia de su dieta o la de su hijo, lo que dependerá de lo siguiente:

 

¿Todavía le da lactancia materna?

Las directrices clínicas recomiendan que se siga con la lactancia materna si se sospecha que su bebé lactante padece APLV, ya que tiene efectos beneficiosos, por lo que se aconseja que usted como madre elimine la proteína de la leche de vaca de su dieta durante 2-4 semanas.

 

¿Su bebé se alimenta con leche de continuación?

El médico le recomendará que comience a alimentarle con una fórmula alternativa. Las opciones de fórmulas sustitutivas disponibles van desde las fórmulas que contienen proteínas de leche de vaca hidrolizadas hasta las fórmulas que no contienen proteínas de leche de vaca, las llamadas fórmulas con aminoácidos o fórmulas elementales.

¿Su hijo ya come alimentos sólidos?

Cuando su hijo ya toma una alimentación sólida y el médico le sugiere iniciar una dieta de eliminación ya que sospecha que podría padecer una APLV, deben eliminarse de la dieta todos los productos  con leche de vaca. Durante este tiempo la leche materna o las fórmulas siguen desempeñando un papel fundamental como fuente de nutrición mientras el bebé se adapta a una alimentación mixta.

 

Después de 2 a 4 semanas se debe planificar una visita de seguimiento. Si los síntomas han desaparecido, el médico dará un paso más en el proceso de diagnóstico y realizará otras pruebas. Entre las otras pruebas de alergia encontramos, por ejemplo, las pruebas cutáneas, los análisis de sangre o la exposición a alimentos. El tipo de prueba elegido depende del tipo de reacción alérgica. Por ejemplo, las pruebas cutáneas o los análisis de sangre se realizarán en caso de síntomas que aparecen de forma temprana, tales como erupciones cutáneas o inflamación.

 

Los síntomas como el eccema, la diarrea o la presencia de sangre en las heces también pueden aparecer varias horas o días después de la ingesta del alimento, e incluso en última instancia, el crecimiento de su hijo podría verse afectado. Desafortunadamente, algunos niños presentan reacciones mixtas. Para alergias alimentarias con aparición tardía, el médico le recomendará volver a introducir la leche de vaca en la alimentación de su hijo en dosis muy pequeñas para ver si los síntomas vuelven a aparecer. Este procedimiento se llama «exposición oral a alimentos». El primer paso es decidir si la prueba se puede realizar en casa o si se debe hacer bajo supervisión pediátrica directa. Hay muchas cuestiones específicas que deben tenerse en cuenta para llegar a esta decisión en particular. El médico le informará de todos los detalles.

 

National Institute for Health and Clinical Excellence. 2011

A mi hijo le han diagnosticado APLV, ¿qué debo hacer?