Síntomas de la APLV: control nutricional

Los síntomas de la APLV se pueden controlar desde un punto de vista nutricional mediante la eliminación de las proteínas de la leche de vaca de la alimentación de su hijo. Hay muchas opciones sustitutivas disponibles, como las fórmulas que contienen proteínas hidrolizadas o las fórmulas que no contienen proteínas de la leche de vaca, que son las denominadas fórmulas con aminoácidoso elementales.

Como su hijo necesita proteínas para su crecimiento y desarrollo, no se puede limitar a eliminar por completo las proteínas de la alimentación de su hijo. En lugar de eso, debe asegurarse de que las proteínas de la leche se sustituyan por alternativas nutricionales equivalentes. 

 

Su médico puede considerar las fórmulas extensamente hidrolizadas y las fórmulas con aminoácidos validadas como una buena opción para controlar la sustitución necesaria de las proteínas de la leche de vaca. Estos productos se consideran hipoalergénicos y proporcionan una alimentación equilibrada a los niños con APLV y otros trastornos inducidos por la alergia. Garantizan que su hijo recibe todos los nutrientes que necesita para un crecimiento y desarrollo saludables cuando se consume la cantidad recomendada de la fórmula. Las fórmulas extensamente hidrolizadas todavía contienen fragmentos de proteínas muy pequeños, mientras que las fórmulas con aminoácidos no contienen proteínas de la leche.

 

APLV y lactancia

Si su bebé muestra signos de APLV mientras toma leche materna, informe a su médico. Si se confirma que tiene APLV, no se trata de una reacción alérgica a la leche materna en sí. De hecho, la lactancia materna puede proteger a su hijo de la aparición de ciertas enfermedades. En raras ocasiones, los bebés alimentados sólo con leche materna pueden reaccionar a las proteínas de la leche de vaca. Estas proteínas se pueden transmitir a través de la leche materna si la madre ha consumido productos lácteos.

Como primer paso, trate de eliminar la leche de vaca y los productos lácteos de su dieta mientras siga con la lactancia materna. Si evita la leche de vaca por completo, los síntomas deben desaparecer pronto. Como la leche de vaca forma parte de muchos alimentos, tendrá que fijarse en los ingredientes de su alimentación diaria. Consulte a un nutricionista antes de comenzar la dieta de eliminación.

Si los síntomas del bebé no desaparecen o le resulta muy difícil continuar con esa alimentación, el nutricionista puede sugerirle una dieta hipoalergénica con fórmulas sustitutivas para su bebé. La fórmula sustitutiva puede ser una fórmula extensamente hidrolizada o una fórmula con aminoácidos. Ambas fórmulas proporcionarán una fuente completa de nutrición para su bebé; sin embargo, difieren en si se basan en proteínas de la leche de vaca completamente predigeridas o en aminoácidos no alergénicos.

 

Consulte con su pediatra o especialista  sobre cuál es la mejor fórmula para su hijo.

¿Qué pasa con la soja y otras leches?